Vértigo

Los desórdenes diagnosticados más comúnmente incluyen al vértigo postural paroxístico benigno (también conocido como BPPV), la Enfermedad de Ménière, infecciones del oído interno (laberintitis o neuronitis vestibular), daños causados por golpes en la cabeza (síndrome de concusión del oído interno), migraña vestibular,hidropesía endolinfática, fístula perilinfática, etc., etc., etc.

Otros desórdenes más raros incluyen tumores que crecen lentamente en el nervio vestibular (llamados neurinomas del nervio acústico), esclerosis múltiple, infartos o embolias, compresiones neurovasculares y desórdenes psicógenos asociados como el vértigo postural fóbico

Los trastornos auditivos como la hipoacusia y el tinnitus (zumbido de oídos) están frecuentemente relacionado con las enfermedades vestibulares o pueden presentarse en forma independiente.

 

Vértigo Postural Paroxístico Benigno

Una causa muy común de vértigo y mareo, el vértigo posicional (postural) paroxístico benigno (VPPB) es un trastorno del oído interno. Provoca vértigo, mareo y otros síntomas con determinados movimientos de la cabeza debido a partículas que se desprenden de una zona específica del laberinto conocida como utrículo. Los síntomas de VPPB incluyen mareo o vértigo, embotamiento, desequilibrio, náusea e incluso vómitos. Las actividades que desencadenan tales síntomas varían entre las personas, pero son usualmente precipitados por cambios en la posición de la cabeza con respecto a la gravedad.

Cerca del 20% de todos los vértigos en el mundo son debidos a VPPB. La causa más común de VPPB en personas por debajo de los 50 años de edad es una lesión o golpe en la cabeza. El VPPB se asocia con frecuencia a migraña.

El diagnóstico está basado en la historia clínica del paciente, los hallazgos en el examen neuro-otológico y los resultados de las pruebas vestibulares y auditivas en el consultorio. Las pruebas y procedimientos para VPPB incluyen la evaluación y búsqueda del típico nistagmo (oscilación rítima de los ojos), en la maniobra de Dix-Hallpike y en la Electronistagmografía (ENG) o Videonistagmografía (VNG).

Los medicamentos antivertiginosos como vontrol, difenidol, dramamine, etc. no curan este cuadro, son de muy poca utilidad y apenas son auxiliares en el control de la náusea asociada al VPPB. Por otro lado, las diversas maniobras físicas diseñadas expresamente son extraordinariamente útiles. Las más empleadas son las maniobras de reposición canalicular (Maniobras de Epley, Semont, Lempert, etc.) y los ejercicios de habituación vestibular (Brandt-Daroff). La cirugía es una última opción, ya casi en desuso.

Sindrome de meniere

 La Enfermedad de Ménière es el síndrome idiopático de la hidropesía endolinfática: una enfermedad vestibular (oído interno) crónica e incurable.

No se conoce la causa exacta y la razón por la cual la Enfermedad de Ménière inicia. Se han propuesto muchas teorías: problemas circulatorios, infecciones virales, alergias, reacciones autoinmunes, migraña y la posibilidad de una conexión genética.

La aparición de un ataque va precedida de una “aura” o síntomas premonitorios como los que se enlistan más abajo. Prestando atención a estos síntomas de aviso, una persona puede moverse a un lugar más seguro y confortable antes de una crisis.

Alteración en el equilibrio

Mareo o embotamiento

Dolor de cabeza (cefalea) o sensación de oído tapado

Disminución de la audición de un oído (hipoacusia) o aparición de un zumbido (tinnitus)

Molestia o hipersensibilidad al ruido

Sensación de náusea o malestar general

Es difícil predecir cómo la Enfermedad de Ménière afectará el futuro de una persona. Los síntomas pueden desaparecer un día y nunca regresar. O pueden volverse más severos e incapacitantes.

El éxito para vivir con la Enfermedad de Ménière radica en conocerla y entenderla. Es altamente recomendable estudiar y documentarse sobre este trastorno.

 

 Migraña y Disfunción Vestibular

 Aproximadamente el 35% de los pacientes migrañosos tienen afección del sistema vestibular (sistema del equilibrio). Estos pueden presentarse antes, durante, después o totalmente independientes de los eventos de cefalea migrañosa. Muchos de los gatillos alimentarios, emocionales o ambientales son los mismos para pacientes con migraña vestibular que para los que sólo tienen migraña dolorosa

La mayoría de las personas asocia a la migraña con un severo dolor de cabeza. Sin embargo, una buena proporción de pacientes con migraña no tienen este síntoma, pero sí tienen vértigo, mareo o desequilibrio. Estos cuadros pueden llevar al paciente al servicio de urgencias, realizarle muchos estudios de laboratorio, tomografías, resonancias magnéticas y otro tipo de pruebas que usualmente salen todas normales; situación que lógicamente produce más confusión y ansiedad a los pacientes y sus familiares

La metodología más eficaz para el manejo de la migraña vestibular consiste en una combinación de medicamentos, rehabilitación vestibular y modificaciones en el estilo de vida relacionado con la dieta, el patrón y calidad de sueño, estrés, ejercicio y factores ambientales.

 

Rehabilitación Vestibular

 Los beneficios de la rehabilitación vestibular están bien documentados para la reducción de los síntomas y la restauración de desórdenes vestibulares.

Para pacientes que tienen alteraciones en la función oculomotora y que padecen de déficits perceptuales visuales, la rehabilitación vestibular consiste en ejercicios y estrategias para mejorar la ganancia del reflejo vestibulo-ocular y la estabilidad de la mirada, con el fin de mejorar la agudeza visual.