La vacuna de la influenza, alergia al huevo

 

La vacunación contra el virus de la influenza ha ganado importancia a partir de la epidemia del 2009; durante la cual, la morbilidad y mortalidad se relacionaron directamente al virus A H1N1. En México se registraron 72548 casos confirmados de infección por el virus A H1N1 y 1316 muertes.

Se estima que la influenza estacional afecta entre 5% y 15% de la población general, con manifestaciones clínicas como fiebre alta de aparición súbita, tos seca, cefalea, rinorrea, mialgias y malestar general, que la mayoría de las veces remiten de manera espontanea durante la primera semana. El periodo con más casos de influenza es de noviembre a marzo, principalmente en regiones templadas. Los  grupos de mayor riesgo de infección son los de los niños menores de 2 año, los adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas.

La manera más efectiva de prevenir la influenza y sus complicaciones es la vacunación. La protección por la vacuna de la influenza en adultos sanos.

En los programas sanitarios de México la vacuna de la influenza está indicada en menores de 5 años y mayores de 65 años y en grupos de mayor riesgo: embarazadas, diabéticos, neumopatas crónicos, hipertensos y otros.

La vacuna estacional trivalente es diseñada para proteger contra unos de los principales tres grupos de influenza en humanos durante la próxima temporada.

Para la vacuna del hemisferio norte en la temporada 2011-2012, la OMS recomendó la inclusión de los virus inactivados: tipo A.

Hay otros tipos de vacunas contra la influenza disponibles en países como Estados Unidos: la vacuna de dosis alta, que contiene cuatro veces más la cantidad de antígenos con el fin de inducir una mayor inmunogenicidad, y se recomienda para mayores  de 65 años, la de inyección intradérmica , sugerida para personas entre 18 y 65 años, que contiene menos antígenos pero es tan eficaz como las vacunas intramusculares  y se inyecta con una ahuja mas pequeña  y una vacuna de virus atenuados que se aplica en forma de spray nasal, recomendadas para personas sanas y no embarazadas, con edades entre 5 y 49 años.

Se sabe que la infecciones virales causan cerca de 85% de exacerbaciones de asma en niños y 50% en adultos principalmente durante el otoño e invierno, los pacientes con asma pueden tener exacerbaciones más severas y frecuentes cuando tiene influenza. Desafortunadamente el número de pacientes asmáticos que reciben la vacuna de influenza no es mayor del 30%, lo que los coloca en una situación de mayor riesgo infeccioso y de exacerbación de asma.

Los aditivos de la vacuna  de la influenza como timerosal, antibióticos y la gelatina, pueden causar reacciones alérgicas. Otro aspecto de importancia alergologica es la aplicación de la vacuna de la influenza en pacientes alérgicos al huevo.

Las vacunas contra la influenza desarrolladas de embriones de pollo pueden estar contaminadas con avoalbumina y podría causar reacciones alérgicas en personas sensibilizadas al huevo o pollo. El contenido verificado de ovoalbúmina en cada dosis es de 0.5ml. de vacuna de influenza no alcanza un microgramo, lo que hace poco probable provocar una respuesta alérgica con su aplicación. En caso de pacientes que van a recibir vacuna de influenza y tiene sospecha o son alérgicos al huevo, la medida inicial es una valoración por el alergólogo con experiencia en alergia causada por el huevo e inmunizaciones, quien podría determinar la intensidad de la alergia al huevo o descartarla y cuales medidas tomar.

La recomendación actual es vacunar contra la influenza a los pacientes alérgicos al huevo, debido a que son mayores los riesgos de no vacunar, y se ha observado que más de 95% de los alérgicos al huevo toleran bien esta vacuna.

La vacuna se puede aplicar mediante los métodos  de dos dosis  o de dosis única. Con el procedimiento de dos dosis primero se inyacta 10% de la dosis y se observa durante 30 minutos si hay desarrollo de síntomas. Si no se presentan  síntomas se puede aplicar 90% restante de la vacuna  y tener al paciente en observación  durante 30 minutos más. Si con la aplicación del 10% de la dosis se presentaron reacciones alérgicas, no se debe aplicar la dosis siguiente. Con el método de dosis única una vez inyectando al paciente debe permaneces en  observación  durante 30 minutos. Para las aplicaciones subsecuentes, se sugiere utilizar la misma marca que no causo reacción alérgica.