Inmunoterapia en alergia. Estado actual

Durante los primeros 100 años varios médicos utilizaron la inmunoterapia con alérgenos de una manera empírica, pero con gran curiosidad científica por entender su mecanismo de acción. Charles H. Blackley diseñó contadores de pólenes, describió las pruebas cutáneas y realizó los primeros ensayos de reto conjuntival, nasal y bronquial.


El objetivo de la inmunoterapia específica es reducir los síntomas alérgicos, a corto plazo, que produce el contacto con los agentes desencadenantes, y disminuir la respuesta inflamatoria alérgica, a largo plazo, en etapas tempranas de la enfermedad y evitar el desarrollo del asma, en los niños con rinitis alérgica, y la evolución de las enfermedades alérgicas en sus formas más severas.

La inmunoterapia específica tiene mecanismos de acción muy complejos. Los cuales se dividen en 3.

1) efectos tempranos:

2) efectos intermedios
3) efectos tardíos:

Los efectos inmunomoduladores de la inmunoterapia se correlacionan directamente con su eficacia, pues los efectos antinflamatorios persisten durante seis o más años, después de suspenderse el tratamiento.

La inmunoterapia específica, como la mayor parte de las intervenciones terapéuticas, puede ocasionar efectos secundarios; éstos varían según el grado de sensibilidad del paciente y la dosis utilizada. Los efectos adversos producen reacciones locales en la mayoría de los pacientes; reacciones anafilácticas sistémicas de leves a moderadas, o reacciones anafilácticas casi mortales y mortales en de las dosis aplicadas.

Desde 1986 se utilizan vías de administración alternativas. Hasta hoy, sólo la inmunoterapia por vía sublingual prevalece a las pruebas de seguri¬dad, eficacia y balance costo/beneficio, las cuales producen un bajo índice de reacciones anafilácticas sistémicas.

La inmunoterapia específica modifica el curso natural de las enfermedades alérgicas, a largo plazo, después de varios años de suspenderla. La relación riesgo/beneficio indica que la inmunoterapia específica es el único tratamiento curativo de la alergia.

La inmunoterapia con alérgenos (vacunas curati¬vas para las enfermedades alérgicas) es un recurso altamente eficaz y seguro, a corto y largo plazo, aun después de suspenderse. Para que los resultados sean satisfactorios, deben administrarse las dosis establecidas en los estudios de eficacia y seguridad.