Hipersensibilidad a la insulina

La alergia a la insulina es una complicación que se manifiesta en menos de 1% de los pacientes tratados con ésta. El consumo de insulina humana en los últimos años ha disminuido los casos de alergia a la insulina, ya que es menos dañina que la bovina y la porcina.

 

En la actualidad se dispone de varias opciones de tratamiento para la alergia a la insulina que permiten que la atención médica sea más eficaz.

 

La alergia a la insulina sobreviene después de aplicar varias dosis y tiene diferentes manifestaciones clínicas, por ejemplo, edema y eritema pruriginosos en el sitio de la inyección, también puede haber prurito palmar y plantar, edema generalizado, urticaria, angioedema e incluso episodios graves de anafilaxia, lesiones subdérmicas pequeñas, sensibles o nódulos eritematosos  que duran hasta 48 horas.

 

 

Diagnóstico de alergia a la insulina

 

El diagnóstico se basa en la historia clínica completa que considere los antecedentes familiares y personales atópicos, el tipo de insulina y su tiempo de aplicación y las manifestaciones clínicas. Es importante verificar si las lesiones resultan de una técnica incorrecta de aplicación de la insulina , la antisepsia con alcohol o reacción alérgica al látex. Las pruebas cutáneas de punción (Prick) son de gran utilidad para confirmar hipersensibilidad tipo I  a la insulina.

 

 

Tratamiento de alergia a la insulina

La forma más sencilla de tratar la alergia a la insulina es cambiar a hipoglucemiantes orales. Sin embargo, en la vida real para los pacientes alérgicos a la insulina es indispensable su uso y la primera línea de tratamiento es cambiar a otro tipo de insulina. En los casos de reacciones alérgicas locales se ha usado la inyección conjunta de 1µg de dexametasona por cada unidad de insulina.

 

Inmunoterapia específica con insulina

 

La inmunoterapia es un recurso cuando las alternativas de tratamiento han fallado y persisten las reacciones alérgicas. Se recomienda que los pacientes que reciben inmunoterapia con insulina se apeguen al tratamiento porque la tolerancia inducida se pierde al suspender las inyecciones de insulina.