Alergia a ácaros del polvo doméstico

¿Qué es…?

El polvo de dentro de las viviendas se compone de polvo que entra de la calle, fibras textiles, escamas de la piel humana y de animales, pólenes, restos de alimentos, insectos y hongos. De ese polvo se alimentan los ácaros. Los ácaros son pequeños arácnidos no visibles a simple vista.

¿Dónde habitan los ácaros?

Los ácaros viven dentro de las casas, y en general crecen en ambientes muy húmedos y una temperatura templada. Se acumulan en lugares oscuros, alejados de la luz solar, y donde tengan alimento: en colchones, mantas, almohadas, alfombras, moquetas y muebles tapizados.

¿En qué época hay más ácaros?

En las épocas de primavera, y sobre todo otoño, es cuando más proliferan los ácaros ya que se dan las condiciones ideales de temperatura y humedad.

¿Cómo se produce la alergia a los ácaros?

Los ácaros del polvo doméstico van desprendiendo partículas microscópicas, que flotan en el aire, se respiran y causan alergia. Las partículas con los excrementos son la principal fuente de alérgenos. Cuando los ácaros mueren, el cuerpo se va desintegrando en partículas que también dan alergia.

Como se descubre y como se trata la alergia a los ácaros

El estudio se hace con pruebas en piel, análisis de sangre y pruebas de provocación El tratamiento de las personas con alergia a los ácaros incluye: la evitación de los ácaros, el tratamiento de los síntomas alérgicos, y las vacunas; todos ellos compatibles entre sí. Es fundamental llevar a cabo una serie de medidas preventivas en el entorno habitual del paciente, dentro de lo posible, y con especial atención a su domicilio; con el objetivo de controlar la aparición de los síntomas.

Recomendaciones para evitar los ácaros

El polvo que contiene partículas de ácaros está flotando en el aire, se va depositando por efecto de la gravedad en el suelo y los objetos, y con las corrientes de aire que hacen las personas al moverse vuelve a flotar. Las normas que recomendamos se deben seguir en toda la casa, pero es en el dormitorio de la persona con alergia donde más constancia se debe tener. Las normas generales de desalergenización ambiental son:

  • No debe limpiarse el polvo en seco, con paños, plumeros, ni barrer con escoba; si no que se utilizará bayeta húmeda o un aspirador.
  • Limitar el uso de sustancias irritantes, insecticidas, ambientadores.
  • Retirar o reducir al máximo los objetos del dormitorio que puedan acumular polvo (peluches, muñecos, mantas, tapizados, libros en exceso…). Las paredes y el suelo han de ser lisos y fáciles de limpiar, retirando papeles pintados, moquetas, alfombras. Si se usan cortinas, han de ser ligeras, fáciles de lavar, para lavarlas a menudo.
  • Es aconsejable prescindir del uso de colchones de muelles, edredones de plumas, y de colchones y almohadas de lana. Son medidas útiles cubrir colchones y almohadas con una funda antiácaros y lavar las sábanas y mantas semanalmente a temperatura de 60ºC. La ropa de la cama deberá ser de tejido sintético.